notas-slider
La ONU acusó a las fuerzas sirias y a los grupos rebeldes de haber cometido "crímenes de guerra y contra la Humanidad" durante el asedio y la reciente batalla final por el control de Guta Oriental, antiguo feudo opositor en las afueras de Damasco, pero no se pronunció con la misma determinación sobre los ataques con armas químicas del régimen de Bashar al Assad ya que "no contar con suficiente material probatorio".