notas-slider
Fue condenado a muerte dos veces por espionaje y pasó tres décadas entre rejas en Corea del Sur. Ahora, a sus 90 años, Seo Ok-Ryol solo tiene un deseo antes de morir: volver a casa, a Corea del Norte.