24 de noviembre de 2017 00:00

La Ecuafútbol y Full Play operaban desde 1998

Luis Chiriboga junto a Hugo Jinkis, en enero del 2005. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Luis Chiriboga junto a Hugo Jinkis, en enero del 2005. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 41
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Deportes
(D)
deportes@elcomercio.com

Las declaraciones por el caso FIFAGate se retomarán el lunes, en Brooklyn. El último en comparecer como testigo fue José Luis Chiriboga, hijo del expresidente de la Ecuafútbol, Luis Chiriboga Acosta.

Esa condición impide que el hijo del extitular de la FEF sea incluido en el proceso, como parte a juzgar. Así lo explicó el penalista Ramiro Román.

“Es testigo, su función es entregar información, dar su testimonio. No puede ser procesado en el caso”, dijo el jurista. Extendió que en estos casos las autoridades solicitan que el testigo devuelva el dinero lavado, para finalizar con su participación.

De acuerdo con información publicada por la agencia AP, emitida en Nueva York, Chiriboga ya devolvió un departamento en la Florida, que compró para lavar el dinero proveniente de las coimas. ­Dicho inmueble estaba valorado en USD 400 000.

Chiriboga, que trabaja como agente de futbolistas, confesó que lavó USD 2,8 millones para su padre. “Fue mi padre quien me lo pidió. No podía decir que no”, se excusó en el juzgado.

En su declaración, reconoció que mintió en junio del año pasado, cuando fue interceptado por agentes federales de Estados Unidos, que le consultaron sobre las coimas que entregó Full Play a las federaciones sudamericanas.

La firma Full Play, una de las empresas que están acusadas de pagar sobornos a directivos de fútbol, es propiedad de Hugo y Mariano Jinkis.

Fully Play tuvo una relación con la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), desde julio de 1998, en que adquirió los derechos de televisión de la Tri para las eliminatorias y los partidos amistosos, vínculo que finalizó este año. El contrato para Corea-Japón 2002 fue de USD 9,2 millones, pero en las de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 no superaron los USD 5 millones por edición.

Los Jinkis eran cercanos a Luis Chiriboga. En el 2015, Rodrigo Paz, presidente vitalicio de LDU, contó que Hugo, padre de Mariano, estuvo presente en el matrimonio de la hija del exdirectivo.

Los Jinkis constituyeron una empresa en el país llamada Sportv, el 17 de enero del 2005. Esta, después fue inscrita en la Superintendencia de Compañías con la actividad económica de representación, gestión de negocios y producciones televisivas. Y las oficinas funcionaban en el Multicentro, en Quito, en ese año. Actualmente, la representación legal está a nombre de Dolores Noboa.

El abogado defensor del expresidente de la FEF, Juan Carlos Machuca, tiene previsto explicar la próxima semana la situación legal. Lo hará después de averiguar más detalles del caso que se investiga en Estados Unidos.

Machuca insiste que son casos distintos. “Solo sé lo que han publicado los medios”, dijo. El testimonio de Santiago Peña, exfuncionario de Full Play, vinculó a los Chiriboga, padre e hijo, dentro de la investigación del FIFAGate.

Chiriboga hijo tiene abogados contratados en Estados Unidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (0)