Sobre Samuel: “Su mirada como la de un ángel, las puertas del alma son los ojos y él siempre tuvo una mirada tan pacífica que no me explico cómo a alguien así le pudo pasar esto en la vida”.